Queridas familias, queremos contarles como equipo de salud del programa de Cáncer Infantil (PINDA), que estamos trabajando unidos para afrontar del modo más efectivo y eficiente posible este gran desafío. Siendo relevante recalcar que, si bien cada centro tiene su forma de enfrentar esta situación, nueva para todo el mundo, queremos acompañarlos como familia PINDA con información y algunas recomendaciones importantes:

Nuestra primera recomendación es que se informen de los cuidados que su hijo (a) requiere en su respectivo centro de tratamiento, cada uno determinará qué hacer, de acuerdo a sus necesidades.        

No olviden que:¡Ustedes ya tienen la experiencia de cuidarlos en contexto de enfermedad! Por lo tanto confíen en que tienen una muy buena base de conocimiento.

¿Qué es el COVID-19 y cómo afecta a nuestros niños (as) y adolescentes?

COVID-19 es una INFECCIÓN causada por un nuevo coronavirus que se ha descubierto recientemente y afecta a todas las personas. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.  Se manifiesta con síntomas respiratorios como tos seca, fiebre y dificultad para respirar. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. (www.who.org). Además de dolor de cabeza.

¿Qué ocurre con los niños (as) y adolescentes con diagnóstico de cáncer?

Los niños (as) y adolescentes con cáncer al igual que todas las personas tienen riesgo de enfermarse de esta infección viral, no sabemos con certeza si los pacientes pediátricos con cáncer y sistemas inmunológicos debilitados tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19. 

De acuerdo a información recibida de nuestros colegas de Italia (el país con más casos después de China)  los niños con cáncer no se han infectado. Probablemente esto sería porque están protegidos desde el diagnóstico del cáncer  por las medidas de lavado de manos y aislamiento relativo.

Recomendamos extremar las medidas para evitar el contagio y consultar a su equipo de salud en caso de fiebre y/o síntomas respiratorios.

¿Cómo se contagia?

El virus se transmite de persona a persona a través del contacto y al encontrarse a menos de un metro de distancia. Por ejemplo, al vivir bajo el mismo techo, compartir la misma sala en un hospital, viajar por varias horas en un mismo medio de transporte, o cuidar a un enfermo sin la debida medida de protección. (https://www.minsal.cl/nuevo-coronavirus-2019-ncov/)

Por ser una enfermedad de tipo respiratoria, se transmite a través de gotitas provenientes de la tos y los estornudos.

CÓMO PREVENIR

  

Deben quedarse en casa TODO EL TIEMPO POSIBLE, para evitar el contagio.

Lávese las manos con frecuencia, después de toser, estornudar o sonarse la nariz. Use agua y jabón, y lávese por por lo menos 20 segundos.

Al toser, hágalo en la manga o pliegue del codo.

Al limpiar su nariz o la del niño (a) no olvide hacerlo con un un papel desechable que se debe eliminar inmediatamente, y luego debe lavarse las manos.

Vacune a su hijo (a) contra la influenza y a todo el grupo familiar que permanece en contacto con el niño (a) o adolescente.

Asista a los controles o al hospital solo con un adulto y sin la compañía de hermanos (as) ni otros familiares.

Será necesario el uso de mascarilla durante los trayectos.

Existirán medidas de restricción bastante estrictas respecto a las visitas y los acompañamientos de los niños (as).

Todos los voluntariados también se quedarán en casa para proteger a los pacientes, pero ellos continúan trabajando y canalizan sus apoyos a través de cada hospital.

En el hospital verán menos número de personas en cada equipo, esta medida permite bajar la probabilidad de contagio. Aunque no nos vean a todos, estaremos trabajando desde nuestras casas para apoyar sus cuidados y tratamientos.

Si tiene dudas, su equipo de salud siempre estará dispuesto a orientarlos y responder todas sus consultas.

EN CASA

En el hogar, establezcan una rutina que les permita organizar las actividades del día, por ejemplo, levantarse, hacer la cama, efectuar hábitos de higiene, vestirse, cumplir con deberes laborales y escolares según modalidades ofrecidas a distancia. También, es importante desarrollar y dedicar tiempo en actividades recreativas que fortalezca el vínculo familiar.

Evite mantenerse conectado todo el día a redes sociales y noticieros. Si bien es importante estar al tanto de las medidas gubernamentales para cuidarnos entre todos, la sobreexposición puede afectar enormemente nuestra salud mental.

Invitemos a los niños a conversar sobre sus dudas, qué piensan de lo que está ocurriendo y cómo se sienten con ello. Procuremos resolver sus preguntas en un lenguaje sencillo y adaptado a su edad.     

Intentemos proteger a los niños (as) de toda aquella información que por su edad aún no son capaces de procesar y que pudiese provocar mayor miedo, angustia o incertidumbre. Como por ejemplo los medios de comunicación morbosos y sensacionalistas. Es ideal que la información venga desde la propia familia.

¡Eduquemos a los niños (as) a través de nuestras propias conductas! Por ejemplo, en relación al lavado de manos, hagámoslo cada vez que sea necesario y en conjunto con ellos para que adquieran el hábito con mayor facilidad.

Deben tener presente que toser o estornudar es signo de muchas afecciones, por lo tanto no necesariamente se tratará de COVID 19.

MÁS RECOMENDACIONES

A Continuación les presentamos recomendaciones de la unidad de infectología del hospital Luis Calvo Mackena que ha sido validado por el Programa Nacional de Cáncer infantil.

Y recuerde! Ante cualquier consulta, dirijase a su equipo de salud de su centro PINDA.