Nos hemos unido como centros PINDA, para acogernos en esta contingencia, en beneficio de la mejor salud de los niños(as) y adolescentes.

Desde el año 2018 el Programa Nacional de Cáncer Infantil creó una alianza entre hospitales para el tratamiento del cáncer. Esta alianza se llama Hospital Amigo, lo que permite que en esta situación de salud nacional que afecta al país, logremos la unión de los equipos PINDA del Hospital San Juan de Dios y del Hospital Roberto del Río

¿Para qué?

Para tener a nuestros niños(as) y adolescentes resguardados en hospitales que son exclusivamente de niños, con menos riesgos de contagio por la pandemia.

Para que los equipos de salud logren rotarse y así evitar infectarse. Necesitamos cuidarnos para darles la mejor atención

Para que los hospitales que atienden adultos también puedan tener todo preparado para los adultos que se enfermen.

Dejar atrás la unidad que los acogió durante el tratamiento es sólo por un tiempo. Estos cambios pueden generar dificultades, significan otro lugar, otra distancia, y la incertidumbre de estar en un lugar desconocido.

Es importante destacar que todos los centros de cáncer infantil forman una red de trabajo, los profesionales se conocen y utilizan los mismos tratamientos basados en protocolos nacionales. Los niños(as) y adolescentes recibirán su quimioterapia, su transfusión, sus medicamentos y todo lo que necesiten para el tratamiento.

 

El funcionamiento es propio de cada centro y requerirá un periodo de adaptación tanto para quienes se trasladan como para quienes los recibirán, les pedimos paciencia y mucha esperanza. Quienes llegan, serán recibidos con una sonrisa y con la disposición de hacerlos sentir acogidos en una nueva unidad. Conocerán a nuevos profesionales y técnicos, y también se encontrarán con quienes los atienden en su hospital de origen.

  

Queremos dar lo mejor de nosotros para nuestros pacientes.