cuidado de la piel y posicionamiento

Cuidados de la piel

 

 Si el niño/a presenta algunas limitaciones para moverse, ha estado acostado por un largo tiempo, no puede sentir algunas partes de su cuerpo, debemos tomar ciertas precauciones para evitar escaras, es decir, heridas en la piel.

 Las zonas con mayor riesgo son las áreas donde nos apoyamos, la que va a variar según la posición en la que estemos.

 

¿Cómo podemos evitar que se produzcan lesiones?

 

 -Revise diariamente la piel, fijarse que no haya zonas enrojecidas.

 – Mantener piel limpia, seca, y humectada. Consulta a tu equipo el tipo de crema para hidratar.

 – Realizar ejercicios regularmente. Consulta a los profesionales que conforman el equipo de rehabilitación en tu hospital.

 – Cámbialo/a de posición cada 2 o 3 horas.

 

 

Posicionamiento

 

 Los cambios posturales permiten que se libere presión de las zonas de apoyo.

 

Cuando lo realice debe tener cuidado de mantener cabeza y columna alineadas en relación con su cuerpo, disminuya presión utilizando cojines y evite que las rodillas se toquen entre sí. Para hacer más fácil moverlo puede ayudarse de una sábana posicionada por debajo del niño/a o adolescente que vaya desde sus hombros a sus rodillas.

  ¿Cómo hacerlo?

 

 Acostado boca arriba:

 

  • Mantener cabeza y columna derecha, sus brazos al costado de su cuerpo, piernas levemente separadas y flexionadas, y pies en ángulo recto para evitar que su pie caiga por la gravedad.
  • Zonas con las que debemos tener principal precaución es la espalda, codos, caderas y talones.
  • Puede utilizar almohadas en cabeza y cuello, entre medio de las rodillas, y por planta del pie.

 

 Acostado de lado:

 

  •  Debes cuidar que su cabeza y columna estén alineadas, brazo y pierna superior levemente flexionadas.
  • Posicionar con almohadas una por debajo de su cabeza, una apoyando su espalda, y otra entremedio de sus piernas cubriendo rodilla y tobillo.
  • En esta posición debes cuidar su oreja, escápula, cadera y tobillo.

 

 

Acostado boca abajo

  • Preocúpate de que su cabeza quede mirando hacia el lado, brazos en flexión, y piernas levemente separadas.
  • Acomoda su cuerpo utilizando almohadas, pon una pequeña bajo su cabeza, y una entre sus rodillas que mantenga piernas separadas.

 Sentado

  Tener en consideración que en esta posición no debe estar más de 20 min sin que lo acomodemos. 

  • Fíjate en que su cabeza y espalda estén rectas, mantener brazos apoyados en flexión, piernas ligeramente separadas, rodillas flectadas en 90° y pies apoyados.
  • Para acomodarlo podemos usar almohadas detrás de su cabeza, debajo de sus brazos, en su asiento (si este no es acolchado) y debajo de sus pies.
  • Zonas que debemos cuidar: escapulas, sacro, y talones.

Si su hijo/a o familiar se puede mover por sí solo sin dificultad, pero ha estado acostado por largo tiempo. Primero haz que se siente al borde de la cama y espere 1 minuto, y pregúntele cómo se siente antes de continuar (los mareos en esta etapa son frecuentes y pueden provocar caídas). Ten en consideración que está posición es muy buena para que puedas realizar actividades con él/ella.

 Si va a caminar, haz que se ponga de pie 1 minuto antes de comenzar, apóyalo en caso de que observes que esta mareado o se sienta débil para hacerlo. Cuando este caminando, cuida que gire lento para evitar caídas. Además, recuerda traer zapatillas o pantuflas cerradas para facilitar la marcha.