SALUD bucal 

hjhjhbjhb

Comer y alimentarse puede ser un momento de agrado y una oportunidad de contribuir al estado de salud y a la calidad de vida.

 

Sabemos y compartimos con ustedes que cuando los niños se enferman, alteran su rutina de alimentación: Disminuye el apetito, cambia la percepción del olor y el sabor de los alimentos, y modifican sus gustos por las comidas.

 

Teniendo estos factores en cuenta, debemos lograr una buena alimentación antes, durante y después, ya que favorece el bienestar general, mejora la tolerancia al tratamiento, disminuye el riesgo de infecciones, hospitalizaciones no programadas y el retraso en los tratamientos, sin comprometer el adecuado crecimiento y desarrollo.

DJASJDAJDJAJDW