HISTORIA DE PINDA

En las últimas décadas, junto con los avances de la medicina y las condiciones sanitarias del país, la importancia de las infecciones como causa de enfermedad y muerte de los niños fue disminuyendo, de manera que, desde comienzo de los años 80 en Chile, igual que en el mundo, se hace relevante el cáncer en la infancia.

 

En los años 60-70 los tratamientos más usados eran la cirugía y radioterapia para los tumores sólidos y recién a mediados de los años 70 el Dr. Donald Pinkel demostró que la quimioterapia permitía curar niños con Leucemia Linfoblástica.

 

Este desarrollo también se produjo en Chile en que cirujanos atendían los tumores y los hematólogos trataban las leucemias. Como esta enfermedad es muy poco frecuente en los niños, en 1978 se reunieron los especialistas de cinco Unidades de Oncología Pediátrica: Hospitales Roberto del Río, San Juan de Dios, Exequiel González Cortés y Sótero del Río, de Santiago y Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar; este grupo se llamó GOPECH (Grupo Oncológico Pediátrico Chileno). El objetivo fue mejorar el estudio y tratamiento del cáncer infantil usando protocolos comunes basados en experiencias internacionales, estableciendo contacto y mostrando a las Sociedades Científicas y el Ministerio de Salud la necesidad de apoyar estos tratamientos.

 

Los avances de la medicina también se vieron en la población adulta y así el Cáncer fue identificado como un problema de Salud Pública lo que llevó en 1987 al Ministerio de Salud a desarrollar las Normas para Manejo del Cáncer en Chile. En 1988 se creó el Programa de Drogas Antineoplásicas para adultos (PANDA) y niños (PINDA) entregando financiamiento de quimioterapia para los principales cánceres infantiles. Esto constituyó el hito principal para el desarrollo de la Oncología Pediátrica del Sistema Público de Salud en Chile y ha permitido que actualmente el 100% de los niños que padecen cáncer y son beneficiarios del sistema público de salud puedan tratarse con protocolos de excelencia en todo el país.

Nuestros logros

  • Disminución significativa de la mortalidad por cáncer infantil, obteniéndose resultados similares a centros de excelencia del extranjero.
  • Incorporación del “Cáncer infantil en menores de 15 años” al sistema de financiamiento GES/AUGE.
  • El desarrollo de una Unidad y un Programa Infantil Nacional de Trasplante de Progenitores hematopoyéticos o lo que se conoce comúnmente como “Trasplante de médula ósea”. Este es realizado por un grupo de expertos en el Hospital Luis Calvo Mackenna (HLCM).
  • La participación como programa de oncología pediátrica con grupos internacionales de oncología pediátrica con el fin de facilitar la comunicación de resultados y adelantos y así coordinar los nuevos métodos terapéuticos y de investigación. Es así como El Programa Nacional de Cáncer Infantil, ha sido fundamental en la disminución de las tasas de mortalidad aplicando protocolos de tratamiento de los mejores grupos extranjeros de Europa y Estados Unidos:
    • Berlin, Frankfurt, Munchen. Grupo Cooperativo BFM
    • St. Jude Childrens Research Hospital, International Outreach Program.
    • Grupo Latinoamericano de Oncología Pediátrica, GALOP.
    • Cancer Oncology Group, COG
    • Grupo de Sarcoma Europeo
    • Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos
    • Sociedad Internacional de Oncología Pediatrica, SIOP.