la importancia de la movilidad

Estar enfermo no quiere decir que el niño/niña deba estar acostado, sólo si se sientes mal, o si los médicos lo indican. Es importante que se levante y siga haciendo su vida lo más normal posible

Mantener la realización de actividades cotidianas de manera independiente es una forma muy práctica de mantener al menos un poco de movilidad.

 El cuerpo requiere del movimiento para mantener el funcionamiento de muchos sistemas. A continuación, te damos algunos ejemplos:

 ¿Qué funciona mal cuando no me muevo?

 

Sistema cardiovascular: manejo peor la presión sanguínea y es posible que me maree

 

 

Sistema musculoesquelético: Tan sólo con 2 días de reposo ya empiezo a perder masa muscular y empieza a disminuir la densidad de los huesos. También puedo rápidamente desarrollar acortamientos musculares o contracturas que pueden ser dolorosas.

 

 

Sistema Gastrointestinal: La movilidad del intestino se ve interferida y puedo tener problemas para defecar.

 

Por esto y por muchas cosas más es muy importante mantenerse en movimiento. ¡Por lo tanto, le damos algunas ideas!

 

 

  

 

  • Realiza tus actividades cotidianas lo más independiente que puedas: vístete, lávate los dientes, camina al baño, haz tu cama, siéntate en la silla (no en la cama) para comer.
  • Debes estar al menos 4 horas al día fuera de la cama. Cuando dibujes, participes en juegos de mesa o hagas manualidades aprovecha de sentarse en la silla con los pies en el suelo, bien apoyados (NO colgando).
  • Debes estar al menos 1 hora al día de pie (pero NO seguido; por ejemplo 6 veces 10 minutos). Planifica actividades que puedas hacer de pie, por ejemplo, bailar, caminar (aunque sea en tu sala), jugar con una pelota, con un globo, calcar dibujos en la ventana, etc.