PRINCIPIOS GENERALES DE LA ALIMENTACIÓN EN EL PACIENTE ONCOLÓGICO CON COVID-19

La lactancia materna es el alimento óptimo para los lactantes y niños/as pequeños/as, teniendo en cuenta los beneficios que brinda la lactancia materna y en base a la evidencia actual disponible. En madres con COVID-19 el Ministerio de Salud sugiere amamantar a sus hijos o hijas por sobre no amamantarlos, siempre y cuando las mujeres con sospecha o confirmación de COVID-19 apliquen las precauciones necesarias de seguridad para prevenir contagio madre-hijo/a: la madre debe usar mascarilla quirúrgica, realizar higiene de manos antes y después del contacto con el niño o niña y desinfectar las superficies con las cuales ha tenido contacto.

IMPORTANTE

ESTA RECOMENDACIÓN PUEDE VARIAR POR CONTINGENCIA O SEGÚN NECESIDAD.

Se debe mantener una dieta balanceada incorporando alimentos variados de acuerdo con las posibilidades de cada niño(a) y su familia. Se recomienda consumo diario de frutas y verduras (crudas o cocidas según instrucción del manual manejo alimentario nutricional del paciente oncológico pediátrico, dependiendo de la etapa del tratamiento y RAN), huevos, leche, carnes (pescado, pollo, vacuno), legumbres (en caso de no presentar molestias gastrointestinales), además de cereales (arroz, fideos, avena, pan y sus derivados).

 

 

Los alimentos que ingresan al hogar deberán ser desinfectados antes de ser consumidos. (Ver Higiene y desinfección de los alimentos)

Mantenga  horarios y tiempos de comida habituales (se sugiere cada 3 a 4 horas), asegurando siempre la hidratación diaria.

Los alimentos se pueden consumir en todo tipo de preparaciones, evitando las frituras, alimentos altos en grasa y azúcares.

En caso de presentar dificultad para tragar por dolor, prefiera aquellos alimentos que son más suaves, humectados y de consistencia papilla.

En caso de molestias gastrointestinales (diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos) evite dar frituras, productos de pastelerías, productos integrales, alimentos que producen flatulencia y/o hinchazón (legumbres, arvejas, choclo, habas, pepino, cebolla, etc.), alimentos irritantes, bebidas gaseosas, jugos de fruta, néctares o alimentos ricos en azúcar. Incorporar frutas y verduras cocidas. Al disminuir los síntomas, ir consumiendo frutas y verduras crudas de forma progresiva.

Recuerde mantener una buena higiene bucal, lavando sus dientes después de cada comida.

En caso de presentar dudas, puede consultar con su equipo médico y nutricional oncológico del centro de salud al que asiste.